17 de agosto

El pasado jueves 17 se celebró el aniversario de nuestro pueblo y se conmemoró el fallecimiento del General José de San Martín. A las 15, bajo el cielo despejado y con una brisa leve que haría flamear la bandera en el centro de la plaza, comenzó el acto en el que participaron diferentes instituciones de la comunidad y que contó con la presencia de muchos vecinos que querían honrar este día.

El Estrada participó con una representación y baile protagonizada por 3er año, la alumna Gimena Biegler leyó un fragmento del libro de Roberto Bertín acerca de la historia de General San Martín y la profesora Jesica Sibert compartió una palabras en reconocimiento al libertador de la Patria, escritas por el docente Federico González, que aquí transcribimos:

 

            «Mi juventud fue sacrificada al servicio de los españoles;

mi edad mediana al de la Patria;

creo que me he ganado mi vejez».

 José de San Martín

                       

San Martín es parte importante de nuestro pasado pero también forma parte de nuestro presente, pues vemos su nombre en pueblos como este, en las calles y distintos establecimientos de los que somos parte.

Pero ¿por qué será así? ¿Qué llevó a nuestro antepasados designar a distintos espacios con el nombre de General San Martín? Sin dudas que la respuesta radica en el hecho de que San Martín fue y es considerado como un prócer nacional por haber participado en las guerras de independencia americana contra el dominio español, a pesar de haber vivido la mayor parte de su vida en España.

En ese contexto, participó del famoso “Cruce de los Andes” a comienzos de 1817 para libertar primero a Chile y luego continuar hasta Lima para sofocar a las tropas realistas y declara la Independencia de Perú en 1821. Con ayuda de Bolívar continuaron con la campaña libertadora hacia Quito donde ambos líderes debatieron sobre el futuro de la región en la entrevista de Guayaquil.

Más allá de las proezas dignas de un héroe que debería pasar a la inmortalidad, como la fecha lo indica, los últimos días del General estuvieron plagados de olvido. Luego de dar cumplimiento a su plan de libertar a América, la muerte de su esposa y el destrato sufrido por el gobierno porteño, decidió retornar a Europa con su hija para iniciar una nueva vida.

Después de vivir en varias ciudades europeas se instaló en París. Su salud degradada por distintas enfermedades que lo aquejaban desde hacía tiempo, junto con la mala situación económica que atravesaba producto de la falta de pago por sus servicios prestados en las guerras de independencias, son muestras elocuentes de que la “inmortalidad” del General se había transformado  en olvido.

En los tiempos que corren debemos rescatar y destacar de San Martín, no tanto sus proezas y hazañas militares que sin duda fueron importantísimas, sino sus valores fundamentales como la solidaridad, la valentía, el coraje, el compromiso y la entrega por un proyecto; una causa común que incluía a muchas personas que, como él, deseaban ver a su patria libre de la opresión y dominio extranjero. Son esos valores los que hacen GRANDE a una persona y en los cuales debemos educar a nuestros hijos, alumnos y pares.

Caer en el olvido es perder la memoria y la identidad. Sin ellas un pueblo carece de historia sobre la cual poder proyectar un presente y un futuro. Por esto es que hoy decidimos recordar…

«Cuando la patria está en peligro todo está permitido, excepto no defenderla»

José de San Martín

Fuente de las fotos: sanmartinlapampa.com.ar

Comentarios cerrados.